• EVENSPORT

La LPA Trail retomará este sábado las carreras a pie en Gran Canaria con nuevas medidas de seguridad

Tras dos aplazamientos, el empeño mostrado por el Instituto Municipal de Deportes de Las Palmas de Gran Canaria permitirá que la competición se celebre el 24 de octubre



Una de las mejores noticias para el deporte está a la vuelta de la esquina. En un año condicionado por la crisis sanitaria, el sector de los eventos deportivos retoma su actividad tras varios meses de inactividad. Este sábado, 24 de octubre, la LPA Trail podrá celebrarse tras sendos aplazamientos en los meses de marzo y octubre. La prueba cuenta ya con los permisos necesarios para poder llevarse a cabo bajo los nuevos protocolos que regirán las carreras a pie.


El trabajo conjunto realizado por parte del Instituto Municipal de Deportes de Las Palmas de Gran Canaria, capitaneado por Aridany Romero, y de Arista Eventos, empresa organizadora de la prueba, ha dado su fruto y este sábado se podrá disputar la primera carrera a pie presencial en Gran Canaria desde el mes de marzo. Las gestiones no han sido fáciles, pero los corredores podrán disfrutar de un evento de prestigio y comprobar de primera mano la nueva normalidad del trail running en la capital grancanaria.


Las novedades de la LPA Trail 2020


Tal como sucede en todos los ámbitos de la vida, los eventos deportivos implantan nuevas medidas para adaptarse a la situación excepcional derivada de la crisis del Covid-19. Por ello, durante la LPA Trail 2020, se cumplirá el protocolo de actuación publicado por Arista Eventos en el mes de mayo y que tiene el visto bueno de las instituciones. Uno de los aspectos más relevantes será la prohibición de público en el evento, un requisito que la organización ruega a todos los acompañantes que cumplan tanto en las zonas de salida, meta como en el propio recorrido.


El protocolo de seguridad está activado desde antes del comienzo del evento. Cada participante inscrito debe aceptar una declaración responsable de Covid en la que afirma estar al tanto de la situación, cumplir la normativa y no tener síntomas. Esta gestión se realiza hasta en tres ocasiones: la primera vez dos semanas antes del evento, la segunda vez dos días antes del evento y la tercera cuatro días después del evento, con el objetivo de monitorizar posibles casos.


Además, los corredores han elegido su horario individual de recogida de dorsales bajo un sistema de cita previa, con lo que las habituales colas desparecerán. Los dorsales se repartirán en un espacio amplio al aire libre y habrá dispensadores de geles, termómetros y medidas de separación oportunas. Las bolsas del corredor estarán preparadas, desinfectadas y cerradas con 48 horas de antelación.



El evento se dividirá en tres carreras - LPA Larga, Media y Corta -, con sus correspondientes lugares de salida. La LPA Larga (20 kilómetros) saldrá desde la Plaza de Santa Ana, en pleno corazón de Vegueta, y contará con un centenar de participantes. La LPA Media (13 kilómetros) partirá desde el barrio de El Fondillo y tendrá a 200 corredores, mientras que la LPA Corta (5 kilómetros) saldrá desde el Barranco de Guiniguada y serán 65 los atletas que la disputen.


Con el objetivo de evitar aglomeraciones de corredores, el horario de la LPA Corta se adelanta a las 08:00 horas del sábado, por lo que los participantes de esta modalidad no se juntarán con el resto de carreras en ningún momento. La LPA Media saldrá a las 10:10 horas mientras que la Larga hará lo propio a las 10:15 horas.


Además, las tres salidas se harán de forma escalonada. Cada participante tendrá asignado un cajón con un horario concreto basado en su previsión de tiempo de carrera y habrá tandas con un máximo de 50 participantes para garantizar la distancia de seguridad en el corralito de salida. Así, la organización basará las clasificaciones en el tiempo neto desde que el participante haga efectivo su paso por el control de salida y su tiempo de llegada a meta.


La mascarilla entra también en escena en el deporte. Los corredores deberán usarla en todo momento de presalida (tanto en el transporte a la salida como en las zonas de espera en los cajones), y deberán empezar a correr con ella hasta encontrar la señal de “fin de uso obligatorio de mascarilla”. Además, deberán llegar con ella puesta a la línea de meta para evitar cualquier tipo de contagio con el personal de carrera.


Los avituallamientos de la prueba también encontrarán novedades. Los lineales se distribuirán de tal manera que favorezcan la separación de personas y evite el contacto entre voluntarios y corredores, ya que habrá un biombo transparente entre ellos. El personal de carrera, equipado con guantes y pantallas protectoras, será el único en manipular los dispensadores de líquido. Para reducir riesgos, no habrá avituallamiento sólido, por lo que el corredor recibirá un pack individual de comida y bebida a su llegada a la meta en la Plaza Santa Ana.



Por último, un cambio de recorrido afectará a las modalidades Larga y Media. Tras la entrada al Jardín Canario, el nuevo trazado no descenderá a la entrada del Maipez del barranco de Guiniguada, sino que se desviará al barrio de El Piquillo, bordeará el campo de fútbol de la ULPGC para conectar más adelante con el barranco de Guiniguada. Así, el recorrido verá reducido su tramo de carretera y tendrá una zona algo más técnica, con lo que aumentará de forma muy ligera la distancia y el desnivel positivo de ambas modalidades.


Con todos estos nuevos ingredientes, la LPA Trail 2020 será por fin una realidad. La necesaria reactivación de los eventos deportivos se produce de forma paulatina y Las Palmas de Gran Canaria acogerá una carrera que servirá como ejemplo para la nueva normalidad del trail running.